LOS ÚLTIMOS PARAÍSOS

Para ver la Cascada de la Cueva hay que ir al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, situado en el pirineo de Huesca.

Es como una cicatriz de agua viviente que se despeña por las rocas desde unos 50 metros de altura. En la piel de la Tierra todavía quedan lugares hermosos como éste, al que nos acercamos para llenar nuestros pulmones de aire puro y oír el rumor del agua; es como un trozo de paraíso terrenal, que muchas personas miran con curiosidad, tan habituados a vivir en la ciudad, enjaulados en casas de cemento, todo lo contrario a la libertad de la que disfrutaban nuestros antepasados.

Hoy en día sólo es posible ver aguas limpias en las cabeceras de los ríos, en donde habita el mirlo acuático y el tritón, así como la trucha o el salmón. Es el deber de cada uno de nosotros no alterar en lo más mínimo el estado salvaje de estos lugares. Pero desgraciadamente la “civilización humana” está acabando poco a poco con lugares como éste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s