¿QUÉ HACEMOS CON LOS JABALÍES?

O Seixal (Cambre) A Coruña, miércoles 16 de noviembre de 2.016.

 

Unos jóvenes se preparan para pasar la noche en lo alto de los árboles, provistos de arcos y flechas para matar a una piara de jabalíes que se pasea por Cambre, poniendo en peligro la seguridad vial, según dicen las autoridades. Esta cacería ha sido autorizada por la Junta de Galicia. Pero en muchos otros lugares de España tenemos idénticos problemas…

 

Sinceramente, creo que en un país civilizado, amante de los animales, deberían existir otras formas de control de los animales salvajes sin tener que jugar a Robin Hood. A los jabalíes, como a tantas otras especies animales, se les ha ido arrinconando miserablemente, fragmentando su hábitat con autopistas, carreteras y urbanizaciones. Teniendo en cuenta que ya no tiene competidores y dada su elevada natalidad, se ha ido acomodando a nuestro desmesurado crecimiento, acercándose a nuestras ciudades y basureros. Tiene suerte de ser omnivoro, pues de lo contrario ya le hubiese sucedido lo que al lobo, al que sigue odiando buena parte de este país y que probablemente acabará extinguiéndose.

 

Las medidas urgentes contra los jabalíes no pasan por declararles la guerra y matarlos.

 

En mi opinión, y en contra de lo que proponen las autoridades, con la colaboración de los indeseables cazadores, a los jabalíes se les debería facilitar pasos o corredores para que pudieran comunicarse entre las distintas partes en las que habitan, como hacen en Alemania. Cuando entran en localidades como Cambre, se debería estudiar seriamente qué caminos toman para llegar al pueblo, con el fin de poner cercados adecuados. Si viviéramos en Africa, ¿cómo nos defenderíamos de los animales salvajes que aún quedan? ¿Pegándoles un tiro?

Para evitar la proliferación de los jabalíes, en mi opinión, antes que matarlos, se les debería capturar, castrar y devolver a su hábitat. Claro, esto resulta más caro para las Administraciones. Además, los cazadores no tendrían su sangriento festín.

 

Los jabalíes no tienen ninguna culpa de nuestros errores con el medio

 

Cuando había lobos, los jabalíes nunca proliferaron. Pero emprendimos una guerra sin cuartel contra ellos, sin importarnos lo más mínimo su existencia; los cazadores y los ayuntamientos hicieron su agosto –y aún lo siguen haciendo con otras especies-, con tal de hacer negocio y satisfacer el morbo. Por lo tanto, es previsible que la vida de los jabalíes les siga importando un bledo. Sólo tienen amparo en algunas ONG, aunque poco pueden hacer contra las fuerzas del orden que cumplen las leyes que favorecen el maltrato animal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s