CUANDO SE DESAFÍA A LA NATURALEZA

Los Abruzos forman parte de la cordillera italiana de Los Apeninos. El hotel Rigopiano había sido construido en el macizo del Gran Sasso y era uno más de los atractivos invernales de la cordillera.

El día 19 de enero se produjo un alud de nieve y rocas, provocado en parte por los seísmos que se venían observando en la zona. En el momento del alud se encontraban en el hotel unas 35 personas. Para ellas se desató el infierno en donde hasta ese momento debería ser el paraíso. Pronto se puso en marcha una operación de rescate, cuyos miembros llevan trabajando ya 7 días, unos trabajos dificilísimos, pues tienen que desescombrar zonas de rocas, maderas,  y vigas que han quedado sepultadas por la nieve, con el peligro que supone para los posibles supervivientes algún desprendimiento ocasional. Por si esto fuera poco, la nieve se ha endurecido. Pero la voluntad y el empeño de tantas personas por buscar supervivientes no conoce límites. Están atentos a cualquier ruido entre los recovecos del hotel destruido, emplean sondas y otros aparatos muy sofisticados que puedan indicar alguna señal de vida. Excavan una y otra vez en toda la zona del desastre. Después de 7 días han conseguido rescatar con vida a unas 10 personas, entre ellas algunos niños; en cuanto a los muertos, ya van 6. Las labores de rescate, en unas condiciones meteorológicas muchas veces adversas, seguirán hasta que se considere que ya no es posible seguir con vida en el interior de este infierno.

Mientras todavía los familiares de las víctimas ya no tienen más lágrimas por derramar, nos dicen que la gente que estaba en el hotel llevaba esperando varias horas a que una máquina quitanieves les abriera el camino para poder marcharse. Parece, pues, como si presintieran la tragedia que se avecinaba. Por otra parte, ahora nos enteramos de que el hotel Rigopiano, situado en la localidad de Farindola, había sido construido sobre los restos de rocas de un antiguo alud. Por lo visto, se trataría de una zona bastante inestable. Tragedias como esta no solamente se deben a las fuerzas de la naturaleza, sino a las imprevisiones y fallos a la hora de construir en lugares peligrosos, desafiando aquéllas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s