¡BASTA YA DE TERRORISMO MEDIOAMBIENTAL!

El terrorismo medioambiental –la caza- ha dejado de practicarse, aunque quizá de momento, en Castilla-León.

El Partido Animalista (PACMA) ha ganado un recurso contra la modificación de la Ley de Caza, en virtud de la cual se podía seguir cazando “sin ton ni son”, es decir, matando incluso especies en peligro de extinción…

¿Nos hemos vuelto locos? No todo vale en términos económicos. Creemos que es hora de poner fin a semejante desatino, de empezar a invertir en valores humanos que no dañen más la naturaleza. Es cierto que esto llevará tiempo, pero tenemos que poner todo nuestro empeño en enseñar en los colegios el derecho a vivir que también tienen los animales. Así habrá menos cazadores.

Ya sabemos que es difícil acabar con tradiciones tan arraigadas en la gente como los toros o la caza. Tenemos que luchar contra ellas con la fuerza de la razón. Y estamos demostrando que la tenemos. Como todas las grandes conquistas del bien común, hay razones suficientes para que la gente empiece ya a cambiar, que los padres cuenten a sus hijos la realidad de lo que estamos haciendo con nuestra naturaleza. Y quienes nos gobiernan, si tienen un mínimo de vergüenza, deberían ser los primeros en ver el problema.

¿Razones para un cambio de actitud? Muchísimas. En primer lugar, el respeto a la vida de los animales. La vida de los animales no se puede calcular en términos económicos, como está pasando. Otra cosa es la gestión real de sus hábitats y el control de su existencia, como nuestra misma existencia. Hay que sustituir la caza por otras formas de control de superpoblación menos dañina, como la esterilización. Ya se ha puesto en práctica con los jabalíes de Catalunya, con buenos resultados. Se han de abrir corredores para que los animales se puedan comunicar entre sí, y no confinarlos en islas ecológicas. Se habrán de instalar vallados en aquellos lugares en los que puedan provocar accidentes, esos accidentes de que tanto alardean los cazadores. Se tendría que sustituir la caza de escopeta por la caza fotográfica en muchos lugares de nuestro país, creando sendas para ver la fauna y flora, observatorios y centros de interpretación. Nuestro país todavía tiene infinitos lugares para deleitarse con su fauna y flora, en lugar de ser territorios sólo para practicar la caza. Nos referimos a los innumerables cotos.

Por todas las razones apuntadas, creemos que tenemos que ir sustituyendo los perversos valores económicos generados por la caza, por los valores éticos y humanos que conlleva su desaparición. Y estamos seguros que nos veremos grandemente recompensados económica y moralmente.

Es cierto que tendremos enfrente durante mucho tiempo a los irreconciliables con los valores morales que defendemos: los cazadores. Es una lucha entre la sinrazón y el derecho a vivir. Entre matar por diversión o no matar. Y creemos que el tiempo nos dará finalmente la razón. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s